Traductor

10 julio 2006

El Cristo de San Juan (1951)


El Cristo de San Juan (1951)




Este maravilloso cuadro es, sobre todo, un estudio de perspectiva, ya que muestra a la figura de Cristo desde una perspectiva insólita ya que el pintor sitúa su visión desde arriba, tomando a la figura crucificada desde un plano irreal y en escorzo, lo que aumenta la sensación de transcendente espiritualidad y belleza.

La obra está dividida en dos zonas por la iluminación diferente y en ella se observa la parte inferior, que representa la realidad espacio-temporal y la parte superior que habla de espiritualidad supraterrenal. Ambas zonas están unidas en el centro por el punto de fuga que coincide en el ojo del observador, aproximadamente, con los pies del Cristo.

Toda la obra está impregnada de una fuerte espiritualidad y belleza que incide sobre el espectador por la fuerza estética de una composición insuperable.

Ana Alejandre

© Copyright 2006. Todos los derechos reservados.